viernes, junio 01, 2007

Cambio interno = Cambio externo

Acabo de tomar un curso-taller hace unas semanas, en el cual me quedó bien claro que todo aquello que nos causa conflicto de nuestro entorno, no es un problema de los demás para con nosotros, sino de nosotros con nosotros mismos. Me explico: desde que nacemos nos vamos llenando de condicionamientos, traumas, prejuicios, ideologías... con las cuales emitimos juicios. Cada vez que emitimos un juicio, estamos reflejando los problemas que tenemos con nosotros mismos, lo que nos molesta, lo que nos duele, lo que nos humilla... en resumen, el que tiene la emoción negativa es uno mismo, y el que puede cambiar al mundo externo es uno mismo, porque todo depende de cómo }percibimos nuestro principio de realidad.

Claro no siempre es fácil, muchas veces es más cómodo quejarse que mirar dentro de uno mismo. A veces incluso consideramos divertido hacer rabietas porque la lluvia nos dificultó nuestra salida al centro comercial en el que pensábamos comprar un par de zapatos, o porque la gente escribe con una ortografía espantosa el idioma oficial del país que habitan. A veces uno comienza a entrar en conflicto con su entorno porque es tanta la presión que uno no puede comprender tantas situaciones ni tantos seres por lo que lo más fácil es rechazarlos y caer en un estado de angustia-depresión-sufrimiento-ira-desesperanza-decepción-molestia... Sin embargo nunca hay que perder la idea de que cada quién se merece lo que está viviendo, y que los pensamientos de uno son tan fuertes que provocan que nos vaya como queremos que nos vaya... entonces si uno se la pasa quejándose, siempre le va a ir de la misma manera para que pueda continuar quejándose por siempre.

Después de varios meses de haber terminado la universidad y haber entrado en un estado de aparente ociosidad-no voluntaria, me decidí a cambiar con mayor conciencia mi percepción de la vida. Realmente este tiempo muchos lo considerarán un desperdicio, una pérdida, pero fue un buen momento para pensar muchas cosas, a veces exagerar y darle tanta vuelta a los pensamientos hasta provocarme angustias innecesarias. Pero bueno, realmente he logrado interiorizar muchas ideas, y creo que soy todavía muy jove como para decirlo pero creo que tengo un panorama más claro de lo que quiero más adelante. Entonces pude pensar "Ok, si las cosas no mejoran un poco para Julio-Agosto... reanudo mis trámites para mi maestría fuera del país y me largo..." Realmente mi idea es hacer mi maestría en Australia, pero le estoy dando prioridad a conseguir un trabajo en México para tener algo de "experiencia laboral" y para que con eso me sea más fácil obtener una visa de estudiante y posteriormente una de trabajo.

Me decidí a cambiar un poco mi actitud hacia mi principio de realidad, puesto que ya estaba todo muy viciado, muy lastimado... Comenzaba a comportarme de un modo hostil y agresivo hacia todo y hacia todos... Entonces dije "Ok, lo que me está pasando es porque estoy permitiendo que me pase... voy a cambiar mi actitud, a ver todo más positivamente, con entusiasmo... si las cosas no mejoran en julio-agosto, buscas la manera de largarte... mientras tanto sé buena persona con los demás, contigo mismo y con tu ambiente".

Efectivamente, las cosas parecieron mejorar. El viernes pasado firmé un contrato con Carbono Consultores (¿Carbono? Me suena a pasta de Conchos) Es una consultora de Marketing, Diseño y Publicidad... NO sé si haya sido mi cambio de actitud hacia la vida, el caso es que hasta ahora se han comportado bastante amables conmigo, así que mañana comienzo a trabajar... Mi primer trabajo de a de veras, en un puesto que todavía no entiendo al 100% su función, en una consultora que no había escuchado, pero que resulta que se ha hecho de clientes muy buenos como Revlon, Levi's, AOL, Hospital Santa Fé y American Express, con un sueldo bajo para lo que necesito, pero finalmente es esto o trabajar como becario por mucho menos salario pero tiempos excesivor, o continuar en el desempleo y la incertidumbre. Hasta eso, han sido muy amables, muy buenas personas, y me han tratado bastante bien, me han hecho sentir seguro... así que mañana voy, un poco nervioso, pero no preocupado.

En lo demás parece que las cosas mejoraron un poco. A pesar de que me la he pasado encerrado en este departamento en el Paseo de la Reforma, con mi familia disfuncional que pretende no serlo...con mis hermanos adictos a sus parejas que me las imponen, y que por su adicción se han vuelto déspotas, descuidados, agresivos, invasivos... pero pretenden acusarme a mí de intolerante, cruel, culero, ojete, el que nunca hace nada en la casa... (Debo confesar que las parejas de mis hermanos me caen bastante bien, mucho mejor que ellos a veces) A pesar de que de pronto me entró una sensación de abandono porque yo mismo decidí terminar relaciones con personas que considero perjudiciales para mí, o porque mis mejores amigos trabajan, estudian o están fuera de esta ciudad... A pesar de que uno en su estado ocioso comienza incluso a desarrollar principios de hipocrondria... De pronto uno recibe del oftalmólogo la noticia de que todo está bien con sus ojos (dentro de lo que cabe) y uno se llena de esperanza sobre su futura situación médica... De pronto uno abre la puerta de su casa y se encuentra con visitas de otro estado y de otro país y se da cuenta que hay otro tipo de personas con quienes simpatizar a pesar de que no viven en su ciudad... Uno se decide a ir al gimnasio a nadar y se percatade que todavía se acuerda de los cuatro estilos básicos en la natación... y de regreso caminar por Ejército Nacional, Masaryk y Paseo de la Reforma y recibir miradas tanto masculinas como femeninas... Y después, uno con felicidad se da cuenta que sigue entrando en las mismas tallas de siempre cuando va a a comprar ropa y accesorios.

Bueno, creo que los cambios en uno mismo repercuten en el entorno... esperemos que las cosas continúen mejorando.

1 comentario:

Julie dijo...

Hola, me parece muy interesante tu entrada acerca del cambio. Es justamente por lo que estoy atravesando. Tengo 24 años, hace un año egresé de Psicóloga y a pesar de que tuve un empleo, renuncié porque me di cuenta que así no avanzaría y por supuesto por las irregularidades que habían dentro de esta empresa llamada escuela. Sin embargo, me quedé casi en un estado de ocio del que en este momento intento salir porque me aburre la verdad estar tanto tiempo en casa y tener un ánimo de los demonios como decimos acá en Chile. Es gracioso como llegué a tu blog, porque ahora veo que la situación no es sólo mía, también tú y así como mucha gente creo que la ha atravesado. Esto me da mayor empuje para poder salir adelante e ir en definitiva a encontrarme con esos cambios que son necesarios. Un abrazo y espero que te encuentres bien y que de aquí a tres años, muchas cosas hayan cambiado de verdad.