martes, mayo 16, 2017

Sé tú mismo, de por sí no gustarás a todos.




Hace unos días,  recordé la vez que alguien me bateó porque según mi nivel económico era muy alto (???) como para tener ideas "de izquierda" y pues yo no era una persona coherente. También recordé que otras personas me han rechazado o por ser "muy naco" o "muy fresa"; o por no ser tan masculino o por vestirme "muy hétero"; por estar sobrecalificado para el puesto o por "no haber demostrado suficientes conocimientos en la entrevista".

He sido llamado "chairo" por creer que la protesta social sí  puede tener efectos positivos y también "peñabot" por dudar que el Ejército haya participado activamente en el caso de Ayotzinapa; me han llamado "brown-skinned hottie" y también "fucking wet back". Me han dicho que me veo mejor con el pelo corto y cuando me lo corto dicen que me queda mejor largo. 

También me han dicho "hipócrita" porque pregono la paz , el respeto y la no violencia y según eso no va con mi temperamento fuerte y mis opiniones francas.

El caso es que, acabo de entender que nunca le vamos a dar gusto a todos. Parece algo muy lógico y sencillo, pues siempre nos dijeron: "Sé tú mismo (a), ¡nunca cambies goey!" pero hace unos días pensaba que neta la frase de secundaria sí es importante. Y sobre todo es importante que no lo olvidemos pues, con frecuencia, nos comportamos o adaptamos nuestros gustos o comportamiento en función de ser aceptados por alguien.

La reflexión es simple: nunca cambiemos sólo para agradar a otros, pues cuando ya tengamos el cuerpazo, alguien más nos rechazará o nos criticará por nuestra ropa, nuestro color de cabello, nuestras preferencias políticas o hasta por nuestros gustos musicales...

No hay comentarios.: